sábado, 9 de abril de 2011

Humoreando 5ª parte - Un chiste friki

Acabo de leer un chiste que me ha encantado, no a todo el mundo le hara gracia pero yo lo pongo por si acaso.

Como estaba un poco obsoleto me he visto obligado a actualizarlo un pelín.
Sacado de la pagina Abismo de Rol


Recientemente uno de mis amigos, un genio de las computadoras, me visitó. Mientras hablábamos le mencioné que había instalado Windows 7 en mi PC y que estaba muy contento con este sistema operativo. También le enseñé el CD de Windows 7 y para mi sorpresa, me lo arrebató y lo metió en el horno microondas y encendió el horno. Me asusté mucho, porque el CD se había transformado en un tesoro para mí, pero me dijo tranquilamente: 


-'No te preocupes, no se dañará.' 



Después de unos minutos sacó el CD y me lo dió diciéndome: 



-'Míralo muy de cerca.' 



Para mi sorpresa el CD estaba frío al contacto y era más pesado que antes. 



Al principio no pude ver nada, pero después ví en la orilla del agujero central una inscripción; la inscripción más fina que yo haya visto en mi vida. La inscripción brillaba penetrantemente, pero a la vez muy remota, como sí viniera de una gran profundidad: 



56E20532E4F2E207061726120676F6265726E61726C6F73206 120746F646F732C20756E20532E4F 
2E207061726120656E636F6E747261726C6F732C20756E2053 2E4F2E207061726120617472616572 
6C6F73206120746F646F73207920656E206C61732074696E69 65626C617320617461726C6F732E 



- No puedo leer las letras ígneas- dije. 



- No - me contestó - Pero yo sí. Las letras son dígitos hexadecimales, de una antigua escritura, pero el lenguaje es el de Microsoft, que no pronunciaré aquí. Pero en español común esto es lo que dice: 



"Un sistema operativo para gobernarlos a todos,
un sistema operativo para encontrarlos,
un sistema operativo para atraerlos a todos 
y atarlos en las tinieblas."

Si te has reido con este chiste tengo una mala noticia que darte, se han confirmado las sopechas de tu famila....

....ERES UN FRIKIIIII    

No hay comentarios:

The Daily Puppy

Dale de comer a los pececicos