jueves, 14 de junio de 2012

Relato - La senda del Minotauro - Capitulo 3


Capitulo 3
Orcos

De todas las criaturas del mundo el orco es, dejando de lado al Cagarnejo multicolor, la más estúpida. ¿Sanguinario?, sí; ¿malévolo?, desde luego; pero por encima de todo estúpido. El más inteligente de ellos no se podría medir con el más tonto de los seres humanos, pero a veces nacen rarezas.
Greeler caminaba sin prisa por el corredor, el gran caudillo Hang el Blanco le había mandado llamar. Greeler era el chaman de la tribu de Orcos Blancos del Monte Grimfang y, por desgracia para él, el más inteligente, mas aun que su señor y esto hacia que no se relacionase bien con el resto de la tribu, que por lo general no le entendía cuando hablaba, era el único en la tribu que sabía hablar perfectamente, pero procuraba hablar mal adrede para integrarse con los demás (aunque no lo conseguía) y por si los oídos de Hang estaban cerca, al caudillo no le gustaban las cosas que se salían de lo común en la tribu, por lo general las hacía desaparecer, y el chaman sabia que él por alguna razón se salía bastante de lo común; para ser un orco, era demasiado inteligente y para formar parte de cualquier otra raza era demasiado maligno; se podría decir que en ocasiones “Madre Naturaleza” da un salto evolutivo demasiado grande, pero por suerte “Destino” y “Sino” siempre están alerta, dispuestos a echarle una mano ejecutora a “Madre Naturaleza”, en este caso “Sino” descubrió a Greeler y “Destino” lo apunto en su agenda para esa noche.
El chaman entró en la gran sala de audiencias, que en realidad era solo una caverna algo más amplia que las demás, y se encamino hacia el trono de piedra ocupado por su señor.

   -Mi señor, ¿me habeiz llamado?-

Hang lo miro ceñudo y tras un breve silencio dijo:

   -Greeler ¿te divertez?-

El chaman trago saliva, pero se repuso rápidamente sin dejar ver el pánico que asomaba ya en su interior.

   -Mi señor, que quierez dicir-
   -Tu metez a umano con mint…minit…monota, con toro manzo, yo preguntar zi tu divertez ya biendo pelea-

Después de decir esto se seco una gota de sudor que le caía por la frente, había sido una frase muy larga, normalmente le bastaba con decir “tu vivez” o “tu muerez”, pero esta vez el comportamiento del chaman le había intrigado (dentro de las posibilidades de un orco), al menos teniendo en cuenta su alianza con Vlad, y sabiendo que el vampiro estaría un tiempo alojado con ellos; lo cual no le gustaba a Hang, los vampiros se alimentan de sangre y si bien la de orco sabe terriblemente mal, en tiempos de vacas flacas se podían alimentar de cosas incluso peores.

   -Bueno, mi Zeñor, ya zabez que el minotauro ezta bajo mi control, y como andamos ezcazoz de calabozoz librez, penze que…-
   -¡¿Penzazte!?-

La voz del caudillo trono por toda la sala. Su cara era una máscara de piedra.

   -Ningun orco penzar, zolo yo-

Tomo aire, pensó un poco la siguiente frase y continuó.

   -Tu dezir, aliar con Vlad; yo dezir, ok. Pero bampiro alimentarze y zi no tener umanoz alimentarze de orcoz-

Se sentó en el trono un poco mareado por el esfuerzo de pensar y miró al chaman esperando una respuesta. Greeler miró a su caudillo sentado en el trono de cráneos, y pensó que su piel era de un verde mas lechoso de lo normal, se fijo en su enorme cabeza coronada con el tocado de plumas y helechos de caverna, una de las venillas moradas de su frente estaba más hinchada de lo normal, como de pasada vio dos pequeñas marcas cerca de su yugular, Vlad no era el único vampiro que pululaba por los dominios de Hang, tan solo era el único del que el caudillo tenía conocimiento; tendría que hablar con el conde mas tarde para que controlase a sus vasallos.

Greeler tomo aliento, para dar la respuesta que esperaba su señor, pero justo en el momento que abría la boca uno de los guardias de las celdas irrumpió a toda velocidad en la sala, el chaman se fijó en que tenía una mancha de sangre enorme en el pecho, el peto de cuero que usaba de armadura estaba desgarrado por varios lugares y tras el dejaba un rastro de gotas de sangre negra como la noche.
Al llegar a tres pasos del trono de calaveras hincó una rodilla en el suelo.

   -Mi Zeñor, prezoz huir.-

Hang abrió los ojos como platos.

   -¿Ke prezoz?-
   -Toro y umano.- El guardia se tambaleaba peligrosamente hacia los lados, Greeler se dio cuenta de que el charco de sangre crecía muy rápido debajo de sus pies.

 En la sala habían cuatro guardias mas, todos ellos miraban el oscuro charco de sangre que crecía bajo el guardia orco, todos menos Hang; el caudillo ignoraba deliberadamente al orco que se tambaleaba cerca del trono, tenía toda su atención puesta en Greeler; su atención, su ceño fruncido formando una “M” y sus ojos, que estaban tan encendidos que parecían iluminar la zona allí donde se posaban, en este caso Greeler.

-¡¡WAARGH!!- El limitado repertorio lingüístico del caudillo acababa de estallar en mil pedazos, ahora solo quedaba una neblina de ira, en su pequeño cerebro solo había un concepto claramente definido: Matar, matar y matar.

Aderezó el grito y el estallido de ira desenfundando su mazo de guerra, y entonces salto hacia el Chaman.
El mazo tocó el suelo dejando una profunda huella en el lugar donde Greeler había estado tan solo unos segundos antes; ahora se encontraba corriendo por un pasillo que esperaba llevase a los calabozos, solo le habían quedado dos opciones, correr o morir; opto por correr obviamente, además escogió la variante de “dándole los pies en el culo” o, lo que en algunos dibujos optan por representar como un punto en la lejanía seguido por una estela de polvo.
Se oyó en la lejanía un terrible grito de frustración, redobló energías al pasar junto a unos sorprendidos goblins, giró una esquina y atravesó como una exhalación lo que antes fue la robusta puerta del calabozo, por lo menos el día anterior era bastante robusta, ahora solo era un montón de astillas en el suelo.

-Mierda, mierda, mierda- En ningún momento freno su carrera; se llevó la mano al amuleto que tenía en el cuello, su secreta fuente de poder, la razón de la alianza con Vlad.

Por fin llegó a la celda, vacía, todo lo que debía estar dentro no estaba. Hizo un recuento mental del anterior contenido de la celda. “Un minotauro, un bárbaro y una puerta a prueba de minotauros”, la puerta se encontraba en el pasillo, encima de lo que, tras una breve inspección, supuso era uno de los guardias, se dio la vuelta para reemprender su “carrera por la vida” y se topó con otro de los guardias tirado justo a la salida de los calabozos, al entrar no lo había visto, se detuvo para inspeccionar la extraña apariencia del cadáver. “Sin sangre, a juzgar por la palidez de su cara” se toco los dientes con la punta de la lengua en un gesto pensativo. “ahí están, las marcas de mordisco” Vlad o uno de sus ocultos vasallos. “pero, ¿Por qué?”

No le quedaba mucho tiempo, Hang ya habría mandado tras él a algunos de sus guardias. De repente tuvo una sensación extraña, como si algo muy sutil acabase de cambiar o desplazarse cerca de él.

-Vlad te essperra- La voz venia de detrás suya, pero eso era imposible, estaba seguro de que al entrar no había nadie más con vida, ¿Cómo había llegado un vasallo de Vlad allí?

Se oían gritos en la lejanía, alaridos de dolor, que llegaban rebotando por las paredes de los pasillos; no sabía si acababan de producirse o los escuchaba ahora que la adrenalina de la huida se desvanecía para dejar paso al miedo.
Greeler hubiese querido correr, pero sabía que no llegaría lejos, así que se dejo conducir de vuelta a la gran sala de audiencias aferrando con fuerza el amuleto triangular de su cuello.
“El poder tiene un precio” le había dicho Vlad, y él como un idiota aceptó aun así el poder, en forma de talismán.
“Me pregunto si considerara el pago suficiente o querrá uno más”


¿Serán estos los últimos pensamientos de Greeler el Chaman orco?




Descarga en pdf




No hay comentarios:

The Daily Puppy

Dale de comer a los pececicos